Trastorno por déficit de atención

Cada vez hay más niños a los que se les atribuye un trastorno por déficit de atención (TDA), parcialmente con hiperactividad (TDAH). Esta diagnóstica se ve promocionada sobre todo por la empresa que vende metilfenidato (bajo el nombre de ritalina) para tratar el TDAH.

Hay quienes dicen que el TDA o el TDAH no es una enfermedad. Bueno, esa mera afirmación no será gran ayuda para los que sufren de una falta de atención.

En este contexto tenemos que mencionar que en páginas sensacionalistas en internet y en la prensa amarilla se puede encontrar la afirmación que el descubridor del TDAH, Leon Eisenberg, antes de morir, confesó que se había inventado ese trastorno. Leon Eisenberg no fue ni el descubridor del TDAH, ni dijo semejante cosa. Según el artículo original (en la revista alemana Der Spiegel) que alguna gente de poca educación interpretó así, lo que dijo es que el TDAH es una enfermedad producida (es decir, por el entorno del niño, no una inventada), que se sobreestima la disposición genética del TDAH.

Antes de suministrar cualquier droga (ya sea de plantas, ya sea comercial como la ritalina) al niño, hay que mirar las necesidades de éste en vez de matar esas necesidades con una droga.

Si un niño es hiperactivo, tal vez necesita moverse. Si el sistema escolar lo obliga a estar sentado durante muchas horas, puede ser una solución buscarle otro sistema escolar que le permita más actividad física. También puede ayudar que el niño haga más deporte y pase menos horas delante de la televisión.

Una hiperactividad puede ser consecuencia de mucho consumo de azúcar; ése aporta energía que necesita ser gastada. Puede ser consecuencia de excitantes como bebidas de cola. También se debate que algún aditivo de comidas comerciales puede ser la causa de un déficit de atención o una hiperactividad. En este caso ayuda una alimentación más natural.

Si un niño tiende a estar desatento, eso puede tener causas psicosociales como una situación familiar inestable o una falta de aprecio de su persona. Esos problemas no se solucionan con drogas, sólo se tapan.

Hay casos que un niño tiende a estar desatento en la escuela porque es superdotado y no siente suficientes retos en la escuela. En ese caso seguramente es más constructivo darle al niño oportunidades de expresar sus dones que no matar esos dones con una droga como ritalina. Pero hay que ir con cuidado, a veces los padres de un niño lo toman por superdotado porque es su sueño, y culpabilizan su entorno por no apreciarlo tanto como creen que merece. Así no es cosa de los padres decidir si su hijo es superdotado.

Bueno, después de haber considerado todo esto, puede ayudar emplear sedantes suaves para controlar un poco una hiperactividad.

Enlace externo:

¿Qué dijo el descubridor del TDAH?

La diagnóstica de trastornos psíquicos (con citas de Eisenberg) (en alemán)

Leave a Reply