Miel

Miel

Sacando miel del bote

Biología:

La miel es un producto de abejas. No todas las abejas producen miel pero sí que son más especies que sólo la abeja doméstica. Otras abejas sociales como por ejemplo los abejorros (Bombini) y en Sudamérica las abejas sin aguijón (Meliponini) también producen miel.

Las abejas recogen néctar de flores y excreciones de pulgones (rocío de miel, mielado, melada); por ejemplo el abeto como planta anemófila (polinizada por el viento), no produce néctar, la miel de abeto proviene de rocío de miel que producen pulgones de la especie Cinara pectinata que chupan del abeto. Entre las otras especies de pulgones cuyo mielado sirve para miel figuran Cinara pilicornis (en Píceas) y Periphyllus lyropictus (en Arces).

Miel con panal

Miel con panal

Las abejas extraen gran parte del agua del néctar y del rocío de miel, invierten la mayor parte de la sacarosa (azúcar invertido: mezcla de glucosa y fructosa) y añaden enzimas.

Para tener miel de abejorros, se pueden colgar cajas con colmenas en un invernadero con Tomateras. El mejor polinizador de esa planta es el abejorro común (Bombus terrestris). Al final de la temporada se puede usar la miel que queda en las cajas.

Plantas importantes para obtener miel de flores son: Tilo, Diente de león, Tomillo, Facelia.

Química:

Fructosa, glucosa, sacarosa, maltosa, agua, vitaminas, enzimas, proteínas (parcialmente del polen que llevan las abejas), minerales; también lleva algo de polen.

La composición depende de la planta; por ejemplo la miel de Robinia (“acacia”) y de Castaño tiene más fructosa que glucosa, la de Colza y Diente de león tiene más glucosa.

Propiedades e indicaciones:

La miel es muy energética, endulzante, depuradora de la sangre.

También es digestiva. La glucosa pasa rápida a la sangre y da energía; la fructosa y la acetilcolina estimulan la circulación, la actividad del corazón y el peristaltismo gastrointestinal. Se usa para úlceras de estómago.

Además, la miel es expectorante y se usa contra enfermedades respiratorias como tos.

En uso externo, la miel es antiséptica y cicatrizante, para heridas, quemaduras y acné; si se pone en una herida, no hace falta desinfectar ésa Antes porque la misma miel desinfecta.

Las propiedades de la miel dependen también de las plantas de su origen, algunas de sus propiedades se vuelven a encontrar en la miel, así se recomienda por ejemplo la miel de Tomillo (también de Tomillo aceitunero y Tomillo alicantino), de Azahar, de Tilo, de Diente de león, de Brezo, de Acacia, de Colza y de Eucalipto.

Incluso se han encontrado alcaloides tropánicos de solanáceas en su miel y la miel resultó alucinógena.

Abeja doméstica con polen

Abeja doméstica recogiendo miel y polen

Preparaciones y usos:

Miel en una bebida (no muy caliente), leche, infusión, , café, zumo.

Miel como endulzante en diferentes postres, también en el muesli.

Rebanada de pan con mantequilla y miel, o bien con queso y miel.

Miel fermentada con agua como hidromiel (vino de miel); si alguien quiere tener las propiedades de la miel sin el azúcar, puede dejarla fermentar, también por ejemplo en kombucha.

Ingrediente en cosméticos, entre ellos varias recetas de mascarillas caseras.

Contraindicaciones y advertencias:

Para los bebés menores de 18 meses la miel puede ser muy dañina porque puede introducir esporos del patógeno del botulismo en el estómago (que en esa edad todavía no tiene suficiente flora intestinal y ácidos para controlar tales patógenos).

Dada la gran cantidad de glucosa, la miel no es apta para diabéticos ni para una dieta de adelgazamiento.

Debido a su consistencia pegajosa, la miel se pega más a los dientes que el azúcar seco; para evitar daños en los dientes, se toma diluido en un líquido (infusión, leche, zumo…) o se toma una bebida caliente después para quitar la miel de los dientes.

En algunas regiones (Turquía, Nueva Zelanda, Japón…) hay plantas cuya miel es venenosa, así hay que asegurar que la miel de abeja no es de esas plantas. Algunas ericáceas llevan un componente venenoso, el acetilandromedol que también pasa a la miel.

Al calentar la miel a más de 42 grados, ésa pierde muchas de sus propiedades beneficiosas; para el uso medicinal en muchos casos hace falta tomar miel cruda; también el viejo consejo de tomar leche caliente con miel lo hay que relativizar porque cuanto más se caliente la miel, más pierde de sus propiedades (la leche cruda y recién ordeñada también pierde, la leche pasteurizada ya no tiene casi propiedades que perder); para hacer hidromiel es común hervir la miel, eso no es aconsejable si uno quiere tener las propiedades de la miel.

Nombres en otros idiomas:

(cat., gal., port.) mel, (eusk.) ezti, (fr.) miel, (it.) miele, (in.) honey, (al.) Honig, (ru.) мёд

Enlace externo:

Las diferentes fuentes de miel y sus propiedades

Leave a Reply