Medicina antroposófica

La antroposofía es una doctrina religiosa que se basa en las visiones espirituales de su fundador Rudolf Steiner (1861-1925).

El nombre significa “sabiduría de (o: para) los seres humanos”. Es una doctrina antropocéntrica. Por ejemplo se cree que la evolución es una cualidad exclusivamente humana y que todos los seres vienen del ser humano. (Hay que tomar en cuenta que esta doctrina originó en una época cuando mucha gente todavía negaba la evolución por querer que los humanos fueran seres especiales y no solo una especie entre millones.) Steiner desarrolló su doctrina a partir de la teosofía que es literalmente la “sabiduría divina (o: de Dios)”, una doctrina cristiana oculta de unos círculos esotéricos. Steiner tuvo el objetivo de abrir las enseñanzas de la teosofía al público. Los antropósofos creen que los seres humanos somos superiores a otros seres y que somos los únicos en tener una individualidad.

Los medicamentos antroposóficos se usan acorde con los principios de la homeopatía pero son unos medicamentos especiales. Las indicaciones para las que se emplean las plantas en la medicina antroposófica pueden diferir considerablemente de sus indicaciones en la homeopatía convencional. Es importante en esa religión y su medicina la relación del ser humano con las fuerzas cósmicas. También se toma muy en serio la astrología.

La antroposofía tiene ciertas enseñanzas sobre la alimentación. Por ejemplo dice que la leche no es para adultos, solo sus derivados. Se acentúa la importancia de la carne para el desarrollo humano sano. Sin embargo, hoy en día también hay antropósofos que son vegetarianos (ya los había antes de la moda a partir de los años 1990). Hay tendencias a rechazar el cacao porque se considera dañino.

Parte de la antroposofía es la agricultura biodinámica, una combinación de la agricultura ecológica con enseñanzas ocultas. Como otras prácticas de la agricultura ecológica pero con más énfasis, ésa exige una integración de la ganadería (en general con vacas) en la agricultura porque el estiércol es un abono imprescindible. Se prohíbe que se les quiten los cuernos a los animales porque según la creencia antroposófica ésos son unos órganos para recibir fuerzas cósmicas y que por ende la estructura de la leche de vacas con cuernos es muy diferente de la de vacas sin cuernos.

Entre las prácticas destaca el uso de unos preparados que según la creencia antroposófica mejoran el crecimiento de las plantas y el desarrollo del compost. Para este último fin se usan preparados de plantas medicinales que -desde el punto de vista antroposófico- han sido expuestas a fuerzas cósmicas durante un tiempo, la mayoría dentro de una envoltura animal, para que sean medicina para el compost. Esos preparados son: cabezuelas de Manzanilla en un intestino bovino, cabezuelas de Milenrama en la vejiga de un ciervo macho, corteza de Roble en el cráneo de cualquier animal doméstico (en general de vaca), cabezuelas de Diente de león en un mesenterio bovino, Ortiga guardada en el suelo sin ninguna envoltura animal. Además se pone en el compost una preparación de Valeriana. En la agricultura biodinámica, el uso de estos preparados en el compost es obligatorio.

Críticos dicen que tales prácticas ocultas no tienen base científica alguna. La agricultura biodinámica mejora el suelo pero no más que otras prácticas de la agricultura ecológica. La antroposofía a su vez rechaza las ciencias como “materialismo” y pretende ser una (o: la) ciencia espiritual. La antroposofía trabaja mucho con analogías superficiales, así se asocian las ramificaciones de la milenrama con la cornamenta del ciervo, por eso se combinan esa planta y ese animal en un preparado. Del hecho que la vida de una célula humana dura en promedio siete años concluye la lógica antroposófica que los humanos damos un paso de desarrollo cada siete años.

A pesar de la gran posición que le otorgan a su fundador Steiner, se pueden observar ciertos desarrollos con los que se adaptan los antropósofos a condiciones cambiadas. Por ejemplo en su fase inicial, la antroposofía aceptaba con toda naturalidad el uso recreativo del tabaco que en esos tiempos todavía no se cuestionaba tanto. Hoy en día en círculos antroposóficos se encuentran tendencias a rechazar el tabaco por completo. Tampoco la obstinación original contra las ciencias la comparten todos los adeptos hoy en día.

Enlace externo:

Los preparados biodinámicos para el compost (en alemán)

Leave a Reply