Leche materna

Cabrito mamandoZoología:

Las hembras de los mamíferos dan leche para sus crías, para ésas esa leche es la leche materna; pero por lo general se usa este término para la leche humana que un bebé toma de su madre.

Química:

Agua, proteínas (con inmunoglobulinas), lactosa, grasas, vitamina C, vitamina D, vitamina E, calcio, magnesio, hierro.

Composición: 3-3,5% grasas, 1,2-1,5 proteínas (0,7-1,2 caseína, 0,4-0,8% albúmina), 6,5-7% lactosa.

Propiedades e indicaciones:

La leche materna es un alimento completo para el recién nacido, tiene la composición exacta que necesita el bebé (para comparar: la leche de vaca no tiene suficiente hierro ni suficientes vitaminas para un bebé humano, la de cabra tiene aún menos hierro pero es perfecta para un cabrito), cambiando durante la lactancia, durante los primeros días es calostro.

El contenido de agua hace superfluo otro suministro de agua.

La leche materna tiene bacterias probióticas y oligosacáridos prebióticos y así ayuda al niño a desarrollar una flora gastrointestinal que protege de muchas infecciones.

También tiene anticuerpos que protegen directamente contra muchas enfermedades; ésos están adaptados al entorno, así son los que necesita el bebé en el mismo entorno.

Ayuda al bebé a desarrollar un buen sistema inmunitario, para eso es especialmente importante el calostro en los primeros días (y lo hay que tomar en cuenta también en la ganadería para cualquier mamífero recién nacido).

La leche materna reduce la mortalidad infantil.

Apoya el buen desarrollo del cerebro y de la inteligencia.

Mamar reduce el peligro de cáncer durante toda la infancia; y en la madre amamantar reduce el riesgo de cáncer de mama durante dos años o más.

También hay estadísticas que hacen suponer que las madres que amamantan tienen un riesgo reducido de osteoporosis (aunque hay que investigar si el mamar es la causa o más bien un efecto de una causa común).

El proceso de amamantar aumenta la relación entre la madre y el bebé y mejora la situación psíquica de las dos personas (y lo mismo vale, por supuesto, para terneros, cabritos, potros etc.).

La leche materna reduce el peligro de otras enfermedades como alergias y diabetes.

Hay quienes recomiendan la leche humana para adultos también, eso precisa que una madre tenga más leche de la que bebe su niño; como mínimo se sabe decir que comparte las propiedades de todas las leches como el abastecimiento con calcio; no hay pruebas que para adultos la leche humana sea mejor que la de vaca o de cabra (aunque, sin duda alguna, es mejor que la leche de vacas de explotaciones industriales sin pasto y que la leche tratada física y químicamente que se vende en los supermercados).

La leche materna en uso externo limpia la piel y sirve contra el acné, eccemas y verrugas.

Preparaciones y usos:

La leche tomada del pecho.

Si por alguna razón el bebé no puede beber del pecho (por ejemplo si la madre durante muchas horas está lejos del bebé y tiene que sacarse algo de leche del pecho), se da con un biberón, la leche materna sin nada más, no muchas horas después de sacarla del pecho.

Si la madre no tiene suficiente leche y hay otra madre al alcance con leche de sobra, ésa es la mejor opción; una alternativa sería la leche de yegua o de burra (que hoy día raras veces está al alcance); mientras que la leche de vaca o de cabra solo puede servir como una parte de la dieta a partir de los 6 meses.

En el caso que un adulto tome leche humana, se puede preparar como cualquier tipo de leche (aunque el rendimiento en queso sería mucho menor que en el caso de leche de rumiante).

Contraindicaciones y advertencias:

Si una madre amamanta, tiene que seguir cierta dieta, evitar productos que a través de la leche puedan dañar al niño, como el alcohol, ciertos medicamentos, algunos productos amargos (como el cardo) o productos que produzcan fuertes flatulencias.

Si a veces se habla de daños que hace la leche materna, queda claro que hay intereses detrás y no lo hay que tomar en serio para nada.

Si la madre tiene una infección, conviene consultar con un médico si hay el peligro de transmitirla a través de la leche.

Si la madre está expuesta a grandes contaminaciones de su entorno, conviene examinar la leche si es apta para el bebé aunque en la mayoría de los casos las sustancias en la leche materna no alcanzan niveles dañinos.

Para adultos la leche materna tiene las mismas restricciones que otros tipos de leche; no es apta para personas con intolerancia a la lactosa; personas con una alergia a la leche de vaca tienen que averiguar si soportan la leche humana.

Nombres en otros idiomas:

(cat.) llet materna, (gal., pt.) leite materno, (fr.) lait maternel, (it.) latte materno, (in.) breast milk, mother’s milk, (al.) Muttermilch, (ru.) женское молоко

 

Leave a Reply