Jugo

Zumo de limón

Exprimiendo un limón para obtener zumo

Un método de tomar plantas para que se conserven la gran mayoría de sus propiedades, es el jugo. Se exprime la planta y se bebe el líquido o se toma para el uso externo.

Eso es especialmente común con frutas jugosas, el zumo de fruta (o en Hispanoamérica: jugo de fruta), por ejemplo de: Naranja, Limón, Arándano, Arándano rojo, Tuna.

Lo mejor es siempre tomar zumo natural (jugo natural), lo más fresco posible porque en contacto con el aire pierde algunas propiedades (pierde, por ejemplo, la vitamina C). El zumo comercial está esterilizado y por el calor también ha perdido algunas propiedades (las enzimas y algunas vitaminas, por ejemplo).

En el caso de zumos con contenido considerable en carotenos (como de Zanahoria o de Tomate) es recomendable añadir aceite o algún producto con grasa como leche para que el cuerpo pueda beneficiarse de la vitamina A.

No es recomendable tomar a menudo zumos con vitamina C añadida. El cuerpo no la resorbe bien y además se acostumbra a eliminar la vitamina C.

Si el zumo se deja durante unos días puede que fermente y se convierta en un vino. En ese proceso puede perder algunas propiedades, sobre todo pierde azúcares, en cambio, las vitaminas y enzimas se conservan mejor que en la esterilización.

Otra preparación es el batido: se mezcla el zumo con leche. También puede ser un derivado de leche como yogur o suero de mantequilla o puede ser una imitación de leche.

El zumo puede ser un buen ingrediente en el muesli y siempre puede ser una parte de una alimentación natural.

También hierbas se exprimen, a menudo para el uso externo: Hiedra terrestre, Llantén.

Leave a Reply