Falsa oronja

Amanita muscariaLa seta de los chamanes siberianos

Otros nombres: oronja falsa, matamoscas, amanita

Nombre botánico: Amanita muscaria (sinónimo antiguo: Agaricus muscarius; Amanitaceae)

Observación: Efectos parecidos pero más fuertes tiene el falso galipierno (Amanita pantherina) cuyo consumo es mucho más arriesgado y a veces resulta mortal por un veneno todavía no identificado.

Botánica:

Hongo con setas cuyo sombrero tiene una piel roja con manchas blancas, forma micorriza con abedules, pinos negros y otros árboles, en bosques de las zonas templadas del hemisferio norte.

Falsa oronjaEtnobotánica:

En Siberia, la falsa oronja se usa en el chamanismo para conseguir alucinaciones. Las setas más apreciadas eran las de la Península de Chukchi, los chamanes pagaban a veces un reno por una seta. Una experiencia que el consumidor tiene a menudo es que su cuerpo es despedazado y después vuelve a juntarse. Sobre la cuestión si el consumo de esta seta era común en la Europa medieval y desapareció por las cazas de brujas, sigue habiendo controversias, no hay pruebas en favor ni en contra. La hipótesis que el soma de los viejos indios era la falsa oronja, es muy popular pero no tiene muchos hechos a su favor.

Partes empleadas:

Las setas.

Fitoquímica:

Alcaloides como ácido iboténico, muscazona y bufotenina (muscarina sólo en muy pequeña cantidad).

Propiedades e indicaciones:

Esta seta es alucinógena y sedativa.

No tiene ningún uso medicinal, excepto en la homeopatía y en el chamanismo tradicional.

Preparaciones y usos:

Seta seca (al secar el ácido iboténico se convierte en muscimol que es mucho más alucinógeno), comida o puesta en agua o leche para luego beber el líquido, a veces fumada.

Orina del primer consumidor que sigue llevando los principios activos, también puede ser la orina de un reno que ha comido estas setas.

Oronjas matamoscasContraindicaciones y advertencias:

Es bien conocido que esta seta es venenosa; aunque no es una de las setas más venenosas y su toxicidad frecuentemente es exagerada, sigue siendo una seta venenosa, síntomas incluyen dolor de estómago, vómitos y diarrea, en casos excepcionales puede ser mortal.

La cantidad de alcaloides varía mucho de lugar en lugar, así conviene antes del uso pedir el consejo de una persona local con experiencia.

Otros usos:

La falsa oronja fresca se ponía en leche para constituir una trampa de moscas. La muscazona anestesiaba las moscas.

Nombres en otros idiomas:

(cat.) reig de fageda, reig bord, (gal.) rebentabois, (eusk.) kuleto faltsu, (pt.) mata-moscas, agário-das-moscas, (fr.) amanite tue-mouches, (it.) ovolo malefico, (in.) fly agaric, fly amanita, (al.) Fliegenpilz, (ru.) мухомор красный

Enlaces externos:

Historia etnobotánica de la falsa oronja (en inglés)

La falsa oronja en la homeopatía

Leave a Reply