Colesterol

Mantequilla

Mantequilla recién hecha

El colesterol es una sustancia presente en la membrana plasmática de todas las células de animales. Así es imprescindible para los humanos. Se encuentra en todos los alimentos de origen animal y en ninguno de origen vegetal. Sin embargo, no es necesario obtenerlo a través de la comida.

Químicamente es un alcohol policíclico aunque no tiene mucho en común con lo que los no químicos asocian con la palabra alcohol, lo que es el etanol.

Durante unas décadas se hablaba mucho del colesterol en la comida y sus supuestos riesgos. Como el cuerpo humano (como el de otros animales) produce el colesterol solo y adapta la cantidad de producción, la influencia de la alimentación sobre el colesterol no es tan grande como se solía creer. Hay indicios que la ingesta de carbohidratos (por ejemplo de cereales, que no tienen colesterol) tiene más efecto en aumentar el colesterol que la ingesta de productos con colesterol. Sobre todo a las grasas hidrogenadas se les atribuye un aumento del colesterol y al mismo tiempo un aumento de enfermedades cardíacas.

También se creía que un aumento del colesterol (hipercolesterolemia) resulta en un riesgo elevado de problemas cardiovasculares. En investigaciones científicas, se encontró una correlación positiva entre el colesterol y los problemas cardiovasculares tan solo entre los varones jóvenes (hasta unos 45 años), ni en los varones mayores ni en las mujeres de cualquier edad. E incluso en el caso de los varones jóvenes se duda que el alto colesterol sea la causa de los problemas, es más probable que sea consecuencia de un trastorno metabólico (o una alimentación con muchas grasas hidrogenadas) que también puede dañar el corazón.

Hoy es cada vez más aceptado que el aumento del colesterol no es dañino pero a menudo es un indicador de que algo no funciona bien. Si sobre una planta (por ejemplo el ajo y sus parientes silvestres, la cúrcuma, el ginseng y el áloe vera) se dice que baja el colesterol, eso por ende no es positivo de por sí pero por lo general va acompañado por efectos beneficiosos como un riesgo reducido de arteriosclerosis.

En liebres se ha demostrado que una alimentación con colesterol aumentaba el riesgo de arteriosclerosis. Sin embargo, no hay razones para suponer que sea lo mismo en humanos. Las liebres son herbívoros que por lo visto no tienen mecanismo fisiológico para compensar una ingesta de colesterol, que no consta parte de su dieta normal. Los humanos como especie que siempre ha comido productos con colesterol, adaptan la producción de colesterol como dicho antes.

Sótano de queso

Queso en el sótano de maduración

Durante décadas se predicaba una moderación de productos con mucho colesterol como queso o mantequilla, incluso había muchas recomendaciones que se sustituya la mantequilla por margarina, lo que claramente era un interés de la industria de margarina. Hoy en día se sabe del daño que hacen las grasas hidrogenadas de la mayoría de las margarinas y la mantequilla se está recuperando algo de reputación (aunque su valor para la salud depende mucho de la alimentación de los animales y la mantequilla en venta en los supermercados no suele ser la mejor).

Contrario a una creencia popular no hay varios colesteroles sino un único colesterol. Ése se junta con otras sustancias, sobre todo las que se llaman LDL (lipoproteína de baja densidad, según sus siglas en inglés) y HDL (lipoproteína de alta densidad). En la literatura popular se suele llamar al colesterol con LDL “colesterol malo” y al con HDL “colesterol bueno”. Esa clasificación dualista es obsoleta. Para los buenos o malos efectos sobre la salud, según investigaciones más nuevas, es más importante el tamaño de las partículas, las más grandes se consideran como más beneficiosos. Y una dieta con más grasas aumenta el tamaño de las partículas, así se entiende porque las estadísticas no encuentran ninguna correlación positiva entre la cantidad de grasas ingeridas y el número de cardiopatías.

Huevos en el nido

Huevos en el nido

La industria farmacéutica gana mucho dinero con estatinas, los fármacos más vendidos, que bajan el colesterol. Para el paciente eso no es tan beneficioso como para el bolsillo de las empresas. Una escasez de colesterol (hipocolesterolemia) puede ser causa de muchas enfermedades, más que nada puede llevar a una demencia, incluso Alzheimer (por lo menos lo que se diagnostica como tal). La memoria necesita suficiente colesterol (más exacto: colesterol con LDL, es decir el supuesto “colesterol malo”) y sufre cuando se baja esa sustancia. También depresiones pueden ser fomentadas por un nivel bajo de colesterol. Hay indicios de que bajo colesterol puede llevar a un aumento de agresiones. Así, por alto que sea el nivel de colesterol, no se pueden recomendar esos fármacos.

En el caso de riesgo de enfermedades cardiovasculares acompañado por alto colesterol se puede recomendar más actividad física o dejar de fumar en el caso que se pueda aplicar.

Nombres en otros idiomas:

(cat., gal., pt.) colesterol, (eusk.) kolesterol, (it.) colesterolo, (fr.) cholestérol, (in.) cholesterol, (al.) Cholesterin, Cholesterol, (ru) холестерин

Enlace externo:

El queso no afecta al colesterol

Alto colesterol reduce el riesgo de Alzheimer y demencia (en inglés)

La comunidad médica reconoce su error: las grasas no son el problema

Leave a Reply