Brujería

Hyoscyamus albus

Beleño blanco

Con la brujería nos metemos en un tema que se suele tratar con muchas emociones y basado en ideologías. Por lo tanto es muy difícil decir algo objetivo sobre este asunto.

En algunas culturas se llaman brujos a los curanderos de los que uno dice que son malvados. Por ejemplo un curandero o chamán lo dice sobre un competidor. Pero esto no nos ocupará más aquí.

En la Edad Media tardía y la Moderna temprana en Europa había muchas mujeres que eran acusadas de ser brujas y por eso eran quemadas. Hay diferentes opiniones sobre el trasfondo. Está claro que en muchos casos no hacía falta más que sólo una denuncia de alguien para quemar a una mujer como bruja.

Según una opinión hecha popular por movimientos feministas, la caza de las brujas era consecuencia de un miedo de los varones a una organización de las mujeres. Y es muy probable que de verdad hubiera encuentros de mujeres con mucho saber.

¿Cuál era el saber de las brujas? Seguro muchas sabían de plantas medicinales. Eso puede crear miedo porque quien sabe de plantas medicinales también tiene conocimientos para hacer daño a otros con plantas venenosas. Por eso se atribuyeron a las brujas muchas plantas venenosas como vamos a ver en un momento. En algunos casos se puede cuestionar la veracidad de esas atribuciones.

Atropa belladonna

Belladona

Se decía que las brujas montaban a escobas y volaban por el aire. Es bien conocido que los alcaloides tropánicos de algunas solanáceas producen alucinaciones de volar. Sobre el uso de tales plantas hay muchos documentos históricos. Se mencionan el Beleño, la Belladona, la Mandrágora y la Datura; esta última en la Edad Media sólo podía ser la Trompeta del diablo, única especie conocida en Europa en aquel entonces, en la Moderna podía ser el Estramonio de América, los documentos históricos no suelen dejar clara la especie.

El cuerpo resorbe esos alucinógenos por la piel, por eso se usaban en forma de ungüentos, forma en la que son mejor dosificables que por vía oral. La base de los ungüentos era -por lo menos parcialmente- manteca de cerdo. Según documentos históricos se usaban también Sapos en los ungüentos. Como los sapos contienen sustancias alucinógenas, eso parece plausible. También la Falsa oronja se atribuye a las brujas aunque eso queda debatido, en los documentos históricos no se encuentra.

Bufo bufo

Pareja de sapos comunes

Hay otras plantas que se mencionan en los documentos históricos como la Dedalera, el Cálamo aromático, el Acónito y la Cicuta. Como cualquier mujer que sabía de plantas medicinales corría el peligro de ser acusada de brujería, puede que algunas plantas mencionadas, simplemente se usaran como plantas medicinales. Con plantas tan venenosas como el acónito y la cicuta es posible que fuera mera calumnia y expresión de miedo. También el uso de sangre de murciélago y de grasa de niño se encuentra en reportajes, por lo menos este último ingrediente seguramente es calumnia.

Hoy en día hay grupos que se ven en la tradición de las brujas, no sólo mujeres, también brujos varones. No todos los grupos usan alucinógenos, algunos sí.

Leave a Reply