Aromaterapia

Alambique

Alambique

Desde tiempos antiguos se conoce el uso de olores para sanar el cuerpo y la psique. Se usaba humo o una planta aromática, sobre todo con mucho aceite esencial. En la antigüedad clásica se conocía el uso de flores de Lavanda y de Rosa por ejemplo en almohadas para inducir un mejor sueño. También se colgaban hojas de Menta en la pared de la habitación de un enfermo para mejorar el aire. Hoy en día se siguen usando cojines de hierbas, también almohadas, por ejemplo con Lúpulo.

El término aromaterapia fue acuñado en 1935. Hoy en día esa denominación se refiere al uso de aceites esenciales aislados. No hay unanimidad sobre el significado exacto de la palabra. Algunos llaman aromaterapia a todos los usos medicinales de aceites esenciales, incluso aplicados en la piel. Aunque es cierto que los aceites esenciales actúan también a través de la piel, la aptitud de la denominación aromaterapia en ese caso se puede debatir.

Mucha gente combina la aromaterapia con alguna filosofía o una doctrina esotérica como la astrología. Otros rechazan eso y se limitan a investigar la aromaterapia con métodos científicos.

Hasta ahora, pocos experimentos han tenido una metodología verdaderamente científica, por eso, en detalle, muchas acciones atribuidas siguen estando por comprobar. Puede que en algunos casos sea un mero efecto placebo lo que se observa.

Más allá del placebo hay por un lado los efectos psicosomáticos debidos a la sensación (por lo general agradable) del olor. En el otro lado hay efectos que no dependen de la percepción olfactoria. Se hacen experimentos con anósmicos (personas sin olfato) para detectar si los efectos de los aceites esenciales dependen de la percepción del olor, gracias a tales experimentos se sabe que no es siempre así.

Más allá de dudas es la acción antiséptica de aceites esenciales. Tanto en la piel como en las mucosas. Por eso se hacen inhalaciones con hoja de Pino y de Eucalipto y con Tomillo para desinfectar la nariz y los bronquios.

Además, las moléculas son resorbidas por las mucosas de la nariz y de los bronquios. Por ser liposolubles pasan fácilmente la barrera hematocefálica y así pueden actuar en el sistema nervioso central.

Lavanda seca

Lavanda seca

En experimentos con ratones se comprobó que la inhalación de cineol (el componente principal del aceite esencial de Romero) estimula la actividad motora mientras que el aceite esencial de Lavanda tenía un efecto sedante. Además se detectaban las sustancias en la sangre de los ratones. Así, en estos casos no quedan dudas.

Enlace externo:

Efectos secundarios de aceites esenciales (en alemán)

Leave a Reply