Alimentación natural

Manzanas en el árbol

Manzanas en el árbol

En la segunda mitad del siglo XX empezó un movimiento que propaga una comida relativamente natural (en inglés: natural foods) como reacción a la progresiva desnaturalización de nuestra comida con procesos técnicos y químicos.

A veces alguien considera una comida completamente natural sin ningún procesado, es decir, todo en estado crudo, sin mezclar mucho, sin ninguna preparación, ni siquiera infusiones. Sin embargo, casi nadie practica eso. En el otro lado, comer una manzana o una zanahoria tal cual es lo más normal del mundo, sobre todo entre gente del campo.

Por lo general se hacen ciertos compromisos, así la definición no está clara. Eso reduce el peligro de un dogmatismo que puede resultar en ortorexia.

No se trata en primer lugar de una moda de unos sabidillos, más bien se orienta en la alimentación que ha hecho su papel durante miles de años, parcialmente cientos de miles, y a la que la humanidad se ha adaptado durante su evolución. Eso, sin embargo, no significa que haya que seguir las tradiciones antiguas. Uno puede incluir modas como los llamados superalimentos. Uno puede, si lo quiere, adoptar productos que en su cultura no tienen tradición, como las algas marinas en España, los lácteos en Japón. No es una doctrina que imponer, no es aconsejable comer productos que a uno no le gusten, la alimentación natural está diseñada para que uno disfrute.

Los seguidores de una alimentación natural tratan de comer productos sin aditivos, tales como aromas artificiales, potenciadores del sabor, edulcorantes artificiales, emulsionantes y colorantes. Algunos evitan la margarina de aceites hidrogenados.

Pan casero

Pan casero

Se prefieren cereales integrales, así se come pan integral, mucha gente hace pan casero. En caso de colon irritable, sin embargo, hay que ir con cuidado con cereales integrales.

Se suele evitar el azúcar refinado que es pura sacarosa, más bien se usa azúcar integral de caña, Miel o algún sirope, por ejemplo de Arce. (El sustituir sacarosa refinada por fructosa refinada cumple su función en algunas enfermedades como la diabetes pero no hace más natural la comida.)

La sal suele ser sal marina y no sal de cocina que es puro cloruro sódico (NaCl). Y se prefiere sin aditivos como yodo o antiaglomerantes.

Es común comprar frutas y verduras de la agricultura ecológica, así se evitan residuos de herbicidas y pesticidas. A menudo, si es posible, se compran del productor, ya sea en su granja o en un mercado, también en tiendas de productos ecológicos, preferiblemente de producción local. Sin embargo, la frecuente equiparación de comida natural y agricultura ecológica no es exacta. Son dos cosas que se combinan con frecuencia.

Kéfir

Kéfir

También los productos de animales se suelen usar de la ganadería ecológica y así se evitan residuos de hormonas y antibióticos. Algunos son vegetarianos y cumplen sus necesidades de productos de origen animal con Huevos y lácteos. La Leche, si es posible, se compra a un campesino, eso es donde menos tratamiento ha recibido.

Por lo general, no cabe con una alimentación natural la ingesta de complementos alimenticios sintéticos (como el de vitamina B12, obtenido del petróleo). Por cierto, en una alimentación equilibrada no hay ninguna necesidad de tales complementos a no ser que alguien tenga una enfermedad que exija algún nutriente en dosis elevada.

Otros productos que a veces se consideran complementos alimenticios, se pueden integrar, como la Levadura de cerveza, la Espirulina y algún zumo concentrado, que son más bien alimentos que complementos.

Una comida muy popular en los círculos de alimentación sana y natural es el muesli, por lo general en el desayuno: fruta de la temporada (también en forma de zumo natural) con copos de avena (u otros copos) y Leche fresca o Yogur.

El consumo de semillas germinadas es muy apreciado.

Mucha gente aprecia alimentos fermentados como Chucrút, Kombucha, Yogur, Kéfir, también Kéfir de agua. Alguna gente los elabora caseros.

Como en ciertos círculos se puso de moda la alimentación natural, partes de la industria se han adaptado. Así hay productos que se venden con la inscripción “natural” (o incluso “100% natural”), algunos de natural no tienen nada. En los supermercados se venden mueslis que no cumplen las expectativas de personas con interés en comida natural, por lo general con mucho azúcar refinado añadido.

Zanahorias en la huerta

Zanahorias en la huerta

Alguna gente, para tener productos naturales, hace el gran paso de mudarse al campo y producir sus propias verduras y huevos; personas muy comprometidas incluso tienen cabras para obtener leche y sus derivados y un buen abono. Ese paso no es imprescindible para conseguir una alimentación natural y equilibrada, aunque da una mejor sensación por lo que comemos y favorece un buen juicio respecto a los comestibles. Eso, sin duda, se puede conseguir también en contacto con los productores sin ser productor uno mismo.

Por supuesto, una comida natural se suele combinar con un estilo de vida saludable. Son importantes la actividad física, los pensamientos positivos y la alegría, no exponerse a muchas toxinas (no fumar por costumbre). Se puede combinar con un ayuno ocasional y otras curas.

Una alimentación natural no es de por sí una alimentación equilibrada, esto es un asunto aparte que tener en cuenta. Además es importante recordar que también los productos naturales tienen sus contraindicaciones.

La alimentación natural reduce el riesgo de muchas enfermedades de la civilización, como cáncer, diabetes y obesidad, aunque por supuesto ésas tienen causas aparte de la comida.

Enlace externo:

Las deficiencias más comunes (en inglés)

Leave a Reply