Aceites esenciales

Salvia officinalis

Salvia

Los aceites esenciales son mezclas de diferentes substancias volátiles, por lo general monoterpenos, sesquiterpenos y diterpenos. También se llaman “esencias” y en algunos idiomas “aceites etéreos” (alemán: ätherische Öle, ruso: эфирные масла).

A pesar de su nombre, los aceites esenciales no tienen ninguna relación con los aceites propiamente dichos, los aceites grasos.

Muchos aceites esenciales tienen sabores y olores distintivos y hacen que una parte de una planta se pueda usar como especia. Eso por lo general fomenta la digestión.

Familias en las que suele haber muchos aceites esenciales y que por eso incluyen muchas plantas aromáticas son las labiadas (Lamiaceae) y las umbelíferas (Apiaceae).

Los aceites esenciales se pueden extraer de una planta a través de la destilación con vapor.

También actúan si se usan las plantas como tales, ya sea en comidas, infusiones o cojines de hierbas.

Algunos aceites esenciales de plantas ingeridas se excretan sobre todo por los pulmones, como los del Hinojo, del Anís y del Tomillo. Ésos pueden actuar como expectorantes en los pulmones tras el consumo oral.

Algunos aceites esenciales, como los de la raíz de Levístico, los frutos del Perejil y los gálbulos del Enebro, irritan los riñones y por tanto tienen efectos diuréticos, una sobredosis produce daños en los riñones.

Leave a Reply