Acción febrífuga

Los febrífugos, también llamados antipiréticos, son remedios que combaten la fiebre, por lo general sin tomar en cuenta la causa. Por eso pueden resultar contraproducentes en muchos casos, a no ser que a la vez tengan otra acción debida como antiinflamatoria.

Son febrífugos y antiinflamatorios: la Manzanilla, la Milenrama, el Arándano negro, el Sauce.

Son febrífugos y expectorantes: la corteza de Pino, la Primavera, la Siempreviva.

Son febrífugos y actúan contra parásitos: la Quina, la corteza de Nim, el Ajenjo dulce, la Genciana.

Son febrífugos sin ninguna de estas acciones: la Vainilla, el Perejil, las flores, hojas y raíz de Manzano, la raíz de Azufaifo, el Licopodio, la Hierba de San Benito, la Centaura menor, la Angélica, la corteza de Agracejo, el agua de cocer Arroz.

Según la medicina ayurvédica la Nuez moscada es febrífuga. En la medicina popular se usa a veces el Suero de mantequilla.

Leave a Reply